¿Qué debemos saber acerca de los suplementos deportivos?

La alimentación es un pilar fundamental para adecuar al cuerpo a la forma deseada por cada uno. Cuando el gimnasio empieza a ser una rutina en el día a día, las personas suelen modificar sus hábitos nutritivos. Un buen rigor en la ingesta de determinados alimentos es igual o más importante que la asistencia al gimnasio o la ejecución de ejercicios físicos.

Si estás interesado en aumentar tu volumen muscular debes conocer la importancia que pasan a tener los valores proteicos en el organismo. Con cinco comidas al día ricas en proteínas, el porcentaje necesario estará bien cubierto. Cabe la posibilidad de aumentar la proporción con la ayuda de suplementos nutricionales deportivos. Es el caso de las proteínas en polvo, creatina, proteínas con carbohidratos, aminoácidos, vitaminas, sales minerales, etc. Antes del entrenamiento es fundamental dotar al organismo de hidratos de carbono para, posteriormente, gastarlos durante la ejercitación.

Entre los suplementos nutricionales abundan gran variedad de tipos. Si una persona decide empezar a tomarlos para potenciar sus entrenamientos y su capacidad muscular, es importante que esté bien aconsejado por un nutricionista.

Hoy en día, es muy grande la variedad de suplementos deportivos que hay en el mercado, tanto que es necesario disponer de amplios conocimientos en la materia o contar con un asesor para escoger los más adecuados, especialmente cuando se trata de incorporar los más beneficiosos a la dieta para una actividad deportiva. Se debe de tener en cuenta que los suplementos recomendados para un deporte de fuerza, como el culturismo o el levantamiento de peso, serán diferentes de los que se recomiendan para un deporte de resistencia, como el atletismo, el ciclismo o el triatlón.

Por tanto, incorporar ciertos suplementos deportivos a la dieta puede proporcionar ventajas al deportista, sea cual sea el deporte que haga. Veamos algunos de ellos:

  • Mejora sustancial en el rendimiento deportivo en lo que se refiere a velocidad, fuerza y movilidad.
  • Recuperación más rápida.
  • Pérdida de grasa sin sacrificar masa muscular.
  • Mantenimiento de los niveles energéticos durante los entrenamientos y durante el día.
  • Óptimo desarrollo de la masa muscular.

Algunas de sus desventajas:

    • Cuando se toman en exceso, llegan a causar insomnio, cálculos renales, falta de apetito, dolor de cabeza y mareos.
    • Muchas personas los consumen por moda y sin prescripción médica.
    • No están creados para satisfacer las necesidades nutrimentales de cada persona.

¿Qué alimentos comer antes y después de entrenar?

Es muy frecuente encontrarse personas que con la excusa de que van al gimnasio, se llenan de comida pensando que ya lo quemarán… Y es que esta mentalidad de ir al gimnasio para poder comer todo lo que se quiere sin engordar no es la más adecuada.

Es evidente que nuestro cuerpo cuando realiza ejercicio gasta energía, de tal manera que si no ingerimos alimentos que nos proporcionen energía de calidad, antes de entrenar, no tendremos el suficiente combustible para quemar.

Cuando nos referimos “de calidad” no nos referimos a la cantidad, sino a que debemos dotar a nuestro organismo de lo suficiente para que podamos realizar con éxito la actividad física que deseamos realizar.

De poco sirve ir varias horas al gimnasio si antes no hemos tomado nada, ocasionando que al poco tiempo del inicio del entrenamiento nos quedaremos sin energía para continuar, trabajando a una intensidad no deseada, y como consecuencia la sesión no resultaría eficaz.

Las comidas y suplementos previos al entrenamiento nos permitirán tener una mayor fuerza muscular, mejor resistencia, aportando la energía necesaria, quemando más calorías y grasa y aumentando la concentración.

Remarcar dos consideraciones antes del entrenamiento:

  • Comer algo una o dos horas antes.
  • Tomar un suplemento apropiado media hora antes.

Una alimentación adecuada puede consistir en:

Carbohidratos de bajo índice glucémico

Los carbohidratos nos aportan energía al cuerpo a través del entrenamiento. Si comemos un carbohidrato con un IG muy alto antes de entrenar, tendremos mucha energía al comienzo, pero rápidamente la perderemos.

Recomendamos tomar arroz blanco o integral, pan integral o pan de centeno, fideos integrales o avena.

¿Cómo fortalecer nuestros huesos?

Habitualmente siempre se han asociado a los lácteos como la principal fuente de calcio por excelencia, pero existen muchos otros alimentos que también pueden aportarnos este mineral y que son esenciales para el fortalecimiento de nuestros huesos.

El calcio es uno de los minerales más presentes en nuestro organismo, imprescindible por muchos factores, para la coagulación de la sangre, la transmisión de los impulsos nerviosos en las células, así como para fortalecer los huesos y los dientes.

La principal fuente de calcio son los alimentos, entre ellos nos encontramos los lácteos tanto los que provienen de la leche de vaca como de cabra o oveja. Pero tal y como mencionábamos anteriormente existen también otros que nos pueden aportar calcio, a continuación os detallamos algunos de ellos;

Ciertos pescados como (calamar, sardinas, boquerones), mariscos (gambas, langostinos, cigalas, langosta, ostras).

Frutos secos (pistachos, avellanas, almendras, cacahuetes).

Legumbres (judías verdes, garbanzos).

Verduras (Kale, brócoli, acelgas, espinacas, coles, puerros).

Destacar que el ejercicio físico practicado de una manera continuada como complemento, nos va a ayudar a aumentar la densidad de nuestro tejido óseo. Os recomendamos practicar deportes como el baloncesto, tenis, pádel, voleibol, running o mountain bike.